Felitorr935's Blog

Analisis de Geopolitica Global

A 190 años de la Batalla de Carabobo

A 190 años de la Batalla de Carabobo

Felipe Torrealba

24 de Junio de 2011

En los actos de recreación de la Batalla de Carabobo, la mezquindad marxista-leninista del Gobierno, civiles y militares de turno en el poder, hizo de este recordatorio una afrenta a la Memoria del General José Antonio Páez, quien conduciendo personalmente a sus lanceros en el campo de Carabobo, decide el triunfo del ejercito patriota sobre las fuerzas del enemigas, logrando con esto, sellar la independencia política de Venezuela en el campo de batalla. El odio contra la figura del General en Jefe José Antonio Páez, que consiguió todos sus ascensos en el escalafón militar luchando al lado de sus lanceros con tal furia y valor, que le gano el nombre del CENTAURO DE LOS LLANOS y reconocimiento mundial como EL MEJOR LANCERO DEL MUNDO, sólo lo justifican por los actos que condujeron a la separación de Venezuela de la Gran Colombia, que se encontraba bajo la dirección No merecida de la Oligarquía Neo-Granadina.

En la escenificación de la batalla de Carabobo, que hizo el gobierno de Venezuela hoy 24 de Junio de 2011, se relató una historia chucuta, mezquina, tratando de hacernos ver que el Simón Bolívar Oligarca Venezolano luchaba contra el Imperialismo Español, mientras al General en Jefe de José Antonio Páez, que no viene de cuna de oro, ni de una familia de la oligarquía criolla, es merecedor del desprecio de los marxistas-leninistas de nuevo cuño, que olvidan los insultos y expresiones despectivas del Creador del credo Marxista: Carlos Marx en contra de Simón Bolívar, que lo trataba de cobarde, pero ese si merece las adulaciones de los héroes de nuevo cuño en Venezuela. Ni en Venezuela ni en el Mundo existe un marxista-leninismo más importante que nuestros padres libertadores, que con sus defectos y virtudes nos dieron la independencia. Por lo tanto rechazo enérgicamente la versión de la historia que nos quieren imponer los creyentes de la nueva religión del “Socialismo del Siglo XXI”.

No existe un solo Marxista Leninista en este mundo, más importante que el General en Jefe José Antonio Páez, porque a ninguno de ellos le debemos el sacrificio que hicieron nuestros padres Libertadores para liberarnos de España.

PARTE DE LA BATALLA DE CARABOBO POR SIMÓN BOLÍVAR

(25 de junio de 1821)

Al Excelentísimo señor Vicepresidente de Nueva Granada.

Ayer se ha confirmado con una espléndida victoria el nacimiento político la República de Colombia.

Reunidas las divisiones del Ejército Libertador en los campos Tinaquillo el 23, marchamos ayer por la mañana sobre el Cuartel General enemigo situado en Carabobo, en el orden siguiente: La primera división, compuesta del bravo batallón Británico, del Bravo de Apure y 1.500 caballos a las órdenes del señor general Páez. La segunda, compuesta de la segunda brigada de La Guardia con los batallones Tiradores, Boyacá y Vargas, y el Escuadrón Sagrado que manda el impertérrito coronel Aramendi a las órdenes del señor general Cedeño. La tercera, compuesta de la primera brigada de La Guardia con los batallones Rifles, Granaderos, Vencedor de Boyacá, Anzoátegui y el regimiento de caballería del intrépido coronel Rondón, a las órdenes del señor coronel Plaza.

Nuestra marcha por los montes y desfiladeros que nos separaban del campo enemigo fue rápida y ordenada. A las 11 de la mañana desfilamos por nuestra izquierda al frente del ejército enemigo bajo sus fuegos; atravesamos un riachuelo, que sólo daba frente para un hombre, a presencia de un ejército que bien colocado en una altura inaccesible y plana, nos dominaba y nos cruzaba con todos sus fuegos.

El bizarro general Páez a la cabeza de los dos batallones de su división y del regimiento de caballería del valiente coronel Muñoz, marchó con tal intrepidez sobre la derecha del enemigo que en media hora todo él fue envuelto y cortado. Nada hará jamás bastante honor al valor de estas tropas. El batallón Británico mandado por el benemérito coronel Farriar pudo aún distinguirse entre tantos valientes y tuvo una gran pérdida de oficiales.

La conducta del general Páez en la última y en la más gloriosa victoria de Colombia lo ha hecho acreedor al último rango en la milicia, y yo, en nombre del Congreso, le he ofrecido en el campo de batalla el empleo de General en Jefe de ejército.

De la segunda división no entró en acción más que una parte del batallón de Tiradores de La Guardia que manda el benemérito comandante Heras. Pero su general, desesperado de no poder entrar en la batalla con toda su división por los obstáculos del terreno, dio solo contra una masa de infantería y murió en medio de ella del modo heroico que merecía terminar la noble carrera del bravo de los bravos de Colombia. La República ha perdido en el general Cedeño un grande apoyo en paz o en guerra; ninguno más valiente que él, ninguno más obediente al Gobierno. Yo recomiendo las cenizas de este General al Congreso Soberano para que se le tributen los honores de un triunfo solemne. Igual dolor sufre la República con la muerte del intrepidísimo coronel Plaza que, lleno de un entusiasmo sin ejemplo, se precipitó sobre un batallón enemigo a rendirlo. El coronel Plaza es acreedor a las lágrimas de Colombia y a que el Congreso le conceda los honores de un heroísmo eminente.

Disperso el ejército enemigo, el ardor de nuestros jefes y oficiales en perseguirlo fue tal que tuvimos una gran pérdida en esta alta clase del ejército. El boletín dará el nombre de estos ilustres.

El ejército español pasaba de seis mil hombres, compuesto de todo lo mejor de las expediciones pacificadoras. Este ejército ha dejado de serlo. Cuatrocientos hombres habrán entrado hoy a Puerto Cabello.

El Ejército Libertador tenía igual fuerza que el enemigo, pero no más que una quinta parte de él ha decidido la batalla. Nuestra pérdida no es sino dolorosa: apenas 200 muertos y heridos.

El coronel Rangel, que hizo como siempre prodigios, ha marchado hoy a establecer la línea contra Puerto Cabello.

Acepte el Congreso Soberano en nombre de los bravos que tengo la honra de mandar, el homenaje de un ejército rendido, el más grande y más hermoso que ha hecho armas en Colombia en un campo de batalla.

Tengo el honor de ser con la más alta consideración, de V. E. atento, humilde servidor

Simón Bolívar

Valencia, 25 de junio de 1821.

junio 25, 2011 - Posted by | America Hispana, Noticias y política, Política

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

reparacionaa

Herramienta para Estudiantes de Repacion de Micros

Pensando en Redes

Estrategias Digitales para Organizaciones

Crónicas del Tánatos

Crímenes y sucesos del siglo XX.

WordPress.com

WordPress.com is the best place for your personal blog or business site.

A %d blogueros les gusta esto: